BOSQUEJO EXPOSITIVO: 1 Corintios 2:1-16 | La bendición de la sabiduría.

BOSQUEJOS 1 CORINTIOS 2

LA BENDICIÓN DE LA SABIDURÍA

1 Corintios 2:1-16

Texto Clave: 1 Corintios 2:9

Habíamos notado, en el anterior bosquejo, que los Corintios habían olvidado muchas bendiciones que habían recibido por gracia y misericordia de Dios. Como ya dijimos, casi todos sus problemas eran consecuencia de su constante olvido.

En este capítulo vamos a ver que ellos habían olvidado que tenían al alcance la sabiduría de Dios como una gran bendición. Pero en la práctica estaban desechando esta sabiduría y vivían según sus propios razonamientos. Por ende, no solo tenían graves problemas, sino que no sabían como resolverlos. Por esto mismo, el apóstol Pablo tiene que recordarles y exhortarles a volver a depender únicamente de la sabiduría de Dios:

A. La Exaltación de pablo a la sabiduría de Dios, vv. 1-5

Para que Pablo pueda redargüir a la iglesia, de volver a abrazar la sabiduría de Dios, primero se presenta a sí mismo como un ejemplo de esta dependencia:

  1. Pablo se negaba a predicar con sabiduría humana. 1 Co.2:1
  2. Pablo se basaba sólo en la cruz de Cristo. 1 Co.2:2
  3. Pablo predicaba con mucho temor y temblor para no depender de él mismo sino puramente del Espíritu Santo. 1 Co.2:3-4
  4. Pablo fundaba la fe de los creyentes, no en los hombres sino, en el poder de Dios y en Su sabiduría. 1 Co.2:5

Verdad implícita: La sabiduría de Dios es la fuente principal de madurez para el creyente. Es un tesoro que debe ser debidamente apreciado, amado y alabado en el pueblo de Dios.

Referencias: Romanos 11:33; Proverbios 8:11; 2:4-5

B. El acceso limitado a la sabiduría de Dios, vv.6-11

Si bien la sabiduría de Dios está al alcance de todos, no todos la disfrutan. Muchos buscan sabiduría en los lugares o personas equivocadas. La Biblia nos enseña que la profundidad de la sabiduría de Dios es solamente para aquellos que son hijos de Dios y que cumplen ciertas condiciones:

  1. La sabiduría de Dios no se alcanza con grandeza terrenal. 1 Co.2:7-8
    • “No de este siglo”.
    • “Ni de los príncipes de este siglo”.
  2. La sabiduría de Dios es un misterio revelado sólo para algunos.
    • Para los que han alcanzado madurez. 1 Co.2:6
    • Para los que viven amando a Dios. 1 Co.2:9
    • Para los que viven guíados por Espíritu Santo. 1 Co.2:10-11

Verdad implícita: Sólo los hijos de Dios tienen el privilegio de tener la sabiduría de Dios morando en ellos mismos. Sin embargo, para que podamos usar esta sabiduría debemos crecer y esforzarnos en la vida espiritual.

Referencias: Mateo 11:25; Santiago 1:5

C. Los propósitos de la sabiduría de Dios, vv.12-16

Dios nos brinda su sabiduría pero también nos dice para qué debemos usarla:

  1. Para que sepamos lo que Dios nos ha concedido. 1 Co.2:12
  2. Para que hablemos conforme a la palabra de Dios. 1 Co.2:13
  3. Para que juzguemos bien entre todas las cosas. 1 Co.2:14-15
  4. Para que pensemos con la mente de Cristo. 1 Co.2:16

Verdad implícita: A menudo nos sentimos tentados a pedir sabiduría para nuestros propios propósitos, pero la enseñanza es clara: la sabiduría divina no es para ser usada a nuestro antojo sino como Dios quiere que la usemos. Tal vés esa es una de las razones más importantes del porqué muchas veces no recibimos la sabiduría que pedimos.

Referencias: Santiago 4:3; Efesios 3:10

CONCLUSIÓN:

1 Corintios registra 9 veces la sabiduría de Dios. Hay una gran importancia en este tema para las vidas personales de cada creyente en el día de hoy, también para nuestra convivencia y labor como pueblo de Dios.

Más Bosquejos sobre 1 Corintios: