DECLARACIÓN DE FE: LA IGLESIA LOCAL, OFICIALES

Creemos que las Escrituras contempla solamente dos oficiales para la iglesia local: Pastores y diáconos. Filipenses 1:1

Creemos que los términos: Anciano, obispo y pastor están siendo usados en la misma manera para aquellos que tienen a su cargo el cuidado de la iglesia. Hechos 20:17, 28; Tito 1:5-7; 1 Pedro 5:1-4.

Una iglesia local puede tener, según su necesidad, varios ancianos y diáconos, pero siempre tendrá sólo un pastor principal. No creemos en jerarquías eclesiásticas y religiosas.

A. EL PASTOR.

Las escrituras usan tres términos para describir el oficio pastoral: Anciano, Obispo y Pastor. Así, se enfatiza la responsabilidad del pastor de alimentar y velar por las necesidades del rebaño que Dios ha encomendado a su cuidado. Comparemos los siguientes versos que se refieren a las mismas personas:

    1. Enviando, pues, desde Mileto a Éfeso, hizo llamar a los ancianos de la iglesia” Hechos 20:17
    2. Por tanto, mirad por vosotros, y por el rebaño en que el Espíritu Santo os ha puesto por obispos, para apacentar la iglesia del Señor” Hechos 20:28

En adición, el pastor tiene que predicar, enseñar, orar, exhortar, reprender, corregir y ministrar al rebaño.

Principios a considerar sobre el oficio pastoral.

  • Los requisitos para este oficio están expuestos en las Epístolas del Nuevo Testamento. 1 Tim 3:1-7; 5:17; 2 Tim 4:1-5; Tito 1:5-7; 1 Tes 5:12; Heb 13:7, 17, 24
  • Creemos que este oficio puede ser ejercido por cualquier varón de Dios que cumpla este perfil en su vida actual y haya sido preparado mediante un sólido ministerio bajo su pastor, y que tenga el anhelo y profundo sentir por llevarlo a cabo al haber entendido la gracia que le ha sido dada en Cristo y que es llamado a ponerla al servicio de los demás, y la profunda necesidad y urgencia por establecer más iglesias locales en el mundo (Considerar: “Si alguno anhela...” 1 Timoteo 3:1; “El que fuere...” Tito 1:6a).
  • No creemos en una unción o llamamiento especial para el pastorado. Éste no debe confundirse con el don de pastor, que es un don perfeccionador que les enseña a los demás como pastorear vida. Efesios 4:11. Sin embargo, aceptamos que Dios puede tener un plan especial para uno de sus hijos.
  • Tampoco creemos que exista un llamamiento al “seminario bíblico”, aunque lo reconocemos como una de las buenas herramientas que el Señor puede usar para el perfeccionamiento de sus hijos, pero no se debe asistir a un seminario o instituto bíblico sin el perfeccionamiento doctrinal, ministerial y vivencial en su propia iglesia.
  • Las mujeres no deben asumir el oficio pastoral:
    1. Porque no se menciona requisitos para mujeres en el obispado como sí se les menciona para el diaconado (1Tim.3).
    2. Porque no se menciona a ninguna mujer ejerciendo el obispado en todo el nuevo testamento.
    3. Porque se ordena claramente que la mujer no ejerza dominio y enseñanza por encima del varón (1Tim.2:12,13).
    4. Porque su rol y posición en la congregación es de sumisión a su esposo, por lo que no podría ejercer un liderazgo sobre él (1 Cor. 14:33-35).

Todo esto apunta sólo a una actitud sumisa de la mujer, esto no quiere decir que ella no pueda enseñar, servir y ministrar en la iglesia. Pero la posición de obispado es reservado sólo para el varón.

B. LOS DIÁCONOS.

El término “diácono” viene de la palabra griega diakonos que quiere decir "uno que sirve" o “servidor”.

  • Por lo tanto, los diáconos están seleccionados para servir a la Iglesia local. Ellos tienen su función en cualquier capacidad que la iglesia quiera designar. Hechos 6:1-7
  • Los requisitos para ser diáconos están dados en el nuevo testamento. 1 Timoteo 3:8-13
  • Los diáconos o servidores también pueden predicar, evangelizar, enseñar y desempeñar cargos o funciones en la iglesia.
  • Las mujeres también pueden asumir este oficio, siempre en cuando se entienda que es un rol de servicio, Romanos 1:16; 1 Timoteo 3:11.

No hay comentarios:

Publicar un comentario