DECLARACIÓN DE FE: Nuestro Dios Eterno

A. LA EXISTENCIA DE DIOS.

Creemos en el único Dios verdadero, el ser supremo sobre todas las cosas. Dios existe eternamente y se manifiesta en tres Personas: Padre, Hijo y Espíritu Santo. Estas son las personas divinas de la trinidad, siendo cada una de ellas de igual naturaleza, la misma esencia, y poseen los mismos atributos. Perfectos en santidad y en todas sus obras. Los tres son Dignos de toda adoración, confianza y obediencia (Mateo. 28:19, Juan 10:30, 2Corintios 13:14; Hechos 10:38, Isaías 6:3). La Biblia no explica cómo es que la Trinidad es posible, ni trata de demostrarnos que es así, sencillamente nos declara que así es:

Porque tres son los que dan testimonio en el cielo: el Padre, el Verbo y el Espíritu Santo; y estos tres son uno. (1 Juan 5:7).

El creador: Creemos que Dios creó todo, no por procesos evolutivos, sino directa e inmediatamente de la nada y que él sostiene todas las cosas. (Génesis 1:1, Juan 1:1-3, Hebreos 11:3; Salmo 100:3; Colosenses 1:17; Efesios 1:10).

B. ATRIBUTOS DE DIOS.

 

Atributos Comunicables. Son atributos que en manera absoluta sólo posee Dios, pero que en manera relativa también están presentes en los hombres como manifestación de  Su imagen y semejanza (Gen.1:27). En otras palabras, estos atributos nacen en Dios pero él las comparte o comunica a sus criaturas.

 

Algunos de estos atributos son:

  • Justicia. Sal.19:9
  • Amor. 1.Jn.4:8
  • Veracidad. Rom.3:4
  • Sabiduría. Job 40:2; Is.40:13-14
  • Santidad. Hab.1:13; Ap.15:4

Cada uno de estos atributos nacen en la persona de Dios y él los manifiesta de una manera absoluta y perfecta. Los hombres pueden aprender a practicar estos atributos, aunque no de una manera perfecta. Por ejemplo; los hombres pueden practicar justicia, ser veraces, demostrar amor, aprender sabiduría y vivir en santidad práctica.

“sino, como aquel que os llamó es santo, sed también vosotros santos en toda vuestra manera de vivir; porque escrito está: Sed santos, porque yo soy santo.” 1 Pedro 1:16
“Y todo aquel que tiene esta esperanza en él, se purifica a sí mismo, así como él es puro.” 1 Juan 3:3
“Si sabéis que él es justo, sabed también que todo el que hace justicia es nacido de él.” 1 Juan 2:29
Hijitos míos, no amemos de palabra ni de lengua, sino de hecho y en verdad.” 1 Juan 3:18

Atributos absolutos o incomunicables

Son perfecciones que sólo Dios posee. Estos no son comunicados o impartidos a sus criaturas. Marcando así, la diferencia entre Dios y los demás seres.
  1. Eternidad. Es la perfección divina que manifiesta a Dios como el Ser sin principio ni fin, el tiempo no le afecta ni le condiciona. Dios es "atemporal" (Hebreos 13:8; Apocalipsis1:8; 2Pedro 3:8). Pasado, presente y futuro con sus acontecimientos son un eterno presente para Dios. Dios no fue creado, él siempre ha existido y siempre existirá. (Salmo 103:17; Miqueas 5:2)
  2. Unicidad. Dios es uno y único, no hay otro ser como él (Dt.6:4). El "monoteísmo" es una doctrina fundamental en toda la Escritura. (Dt.6:4; Is.44:6; Jn.5:44; 17:3; 1.Cor.8:4; Ef.4:6; 1.Tim.1:17; 2:5; 6:15).
  3. Creación. Sólo Dios es capaz de crear algo de la nada.  (Gn. 1:11, 14, 18; 2:4; Salmo 33:8-9; 148:4-6; Romanos 4:17)
  4. Inmutabilidad. Dios no puede cambiar. Dios no muta ni cambia en su naturaleza y esencia, aunque su manera de obrar en la historia humana si cambia. (Sal.102:25-27; Mal.3:6; Stg.1:17).
  5. Omnipresencia. Dios puede estar presente, al mismo tiempo, en todo lugar; no fragmentaria sino íntegramente. La Biblia enseña constantemente la omnipresencia de Dios. (Salmo.139:7-12)
  6. Soberanía. Dios es Supremo sobre todo lo que existe. Él reina, decreta y actúa de acuerdo a Su plan. Él es el Rey sobre todos y no hay nadie más por arriba de él (Sal.93:1-2; 97:1-9).
  7. Omnisciencia. Dios conoce todo, tanto los hechos en el pasado, presente y futuro, como lo que hubiera ocurrido en determinadas circunstancias. (Ez.11:5; Job 23:10; Sal.139:2-4). Conoce el futuro con absoluta precisión. (Is.46:9-11).
  8. Omnipotencia. Dios tiene todo poder para hacer que se cumpla todo aquello que se propone. La Biblia enseña claramente la omnipotencia de Dios. (Sal.18:13-15; 62:11; 89:6-8). Su poder está al servicio de Su voluntad (Dan.4:35). La omnipotencia fue evidenciada por Cristo (Mat.8:3; Jn.11:43-44). Su poder se contrasta con la impotencia humana (Sal.2:1-11).