Contrastes espirituales entre el incrédulo y el creyente. Romanos 8:1-11

DEVOCIONAL ROMANOS 8.1-11 Contrastes espirituales entre el incrédulo y el creyente

PUNTO DE PARTIDA: Muchos se alejan de Dios pensando que es duro vencer el pecado. Cansados de luchar, se entregan a al deseo de sus cuerpos para luego vivir sufriendo las consecuencias. Pero esta jamás será nuestra realidad si vivimos bajo la ley del Espíritu.

Si comparamos al pecado con la ley de gravedad porque nos lleva hacia abajo a pesar de lo mucho que nos esforzamos en levantar vuelo, la ley del Espíritu es como la ley de la aerodinámica que vence la gravedad y nos eleva. Pablo dice algunas verdades sobre los que vivimos en el nuevo régimen del Espíritu:

  • Nos hace libres de toda condenación (Ro.8:1).
  • Nos libera de la ley del pecado (Ro.8:2).
  • Nos ampara en la justicia de Cristo (Ro.8:3).
  • Nos hace alcanzar el estándar de Dios (Ro.8:4).

SOBRE LA MARCHA: Los versículos 4-11, contrastan a los judíos incrédulos, que exigen el cumplimiento de la ley para agradar a Dios, y los creyentes que viven según el Espíritu:

A. Los incrédulos, que se justifican por obras:

  1. Andan conforme a la carne;
  2. Piensan en las cosas de la carne;
  3. Se ocupan en la carne;
  4. Viven en la carne.

…..Sus Consecuencias:

  • No son justificados (v.5a);
  • Acarrean muerte (v.6a);
  • Levantan enemistad contra Dios (Ro.8:7);
  • No pueden agradar a Dios (Ro.8:8);
  • No tienen al Espíritu de Cristo (Ro.8:9b)

B. Los creyentes, que se justifican por la fe en Cristo:

  1. Andan conforme al Espíritu;
  2. Piensan en las cosas del Espíritu;
  3. Se ocupan del Espíritu;
  4. Viven según el Espíritu;

…..Sus Consecuencias:

  • Son justificados y libres de toda condena (Ro.8:5b)
  • Disfrutan de vida y paz (Ro.8:6b)
  • El Espíritu de Dios mora en ellos (Ro.8:9a)
  • Sus cuerpos están muertos y sus espíritus viven (Ro.8:10)
  • Reciben esperanza de la futura redención de sus cuerpos (Ro.8:11)

ALCANZANDO LA META: El Espíritu de Dios está en nosotros y nos da el poder para vencer el pecado. Debemos huir del pecado e ir hacia lo que Díos espera de nosotros. Esta es una decisión que debemos tomar cada día. Cambiemos nuestra actitud hacia el pecado y hacia Dios.

Obedezcamos, y el Espíritu Santo producirá el cambio y el placer de la obediencia en nosotros.

¿Sueles dar explicaciones del por qué te cuesta cortar con el pecado en tu vida? Deja las excusas y obedece a Dios.

UN REFRESQUITO: 

  • Romanos 8:1 - "Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu."
  • Santiago 4:7,8"Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros. Acercaos a Dios, y él se acercará a vosotros. Pecadores, limpiad las manos; y vosotros los de doble ánimo, purificad vuestros corazones."
  • 1 Pedro 1:14-15 - "Como hijos obedientes, no os conforméis a los deseos que antes teníais estando en vuestra ignorancia; sino, como aquel que os llamó es santo, sed también vosotros santos en toda vuestra manera de vivir"

Más Devocionales:

DEVOCIONALES ROMANOS