ENFOQUE CORRECTO EN LA ORACIÓN.

Principio 2: Una oración Cristocéntrica tiene siempre su enfoque principal en los demás.

"Siempre que me acuerdo de vosotros.." [Fil.1:3b]

     Ya que es una oración "Cristocéntrica" no puede ser egoísta. El primer componente del amor de Cristo es el sacrificio. Esto nos habla de poner como prioridad las necesidades de los demás. Esta verdad se ve expresada en el capitulo 2 (Filipenses), donde vemos que el Señor se despojó a si mismo por amor a todos los hombres.

     Es por esto, que nuestra oración no puede buscar lo “suyo propio”. Sino que debe buscar, en primer lugar, cubrir las necesidades de los demás.

     La oración es un canal de Bendición poderoso. El problema está cuando queremos la bendición para nosotros, pero sin estar dispuestos a ser fuente de bendición para los demás. Recordemos lo que dijo el Señor, que es más bienaventurado dar que recibir.

     La Biblia nos va a enseñar que es posible orar con un espíritu y una actitud cargados en uno mismo. Veamos algunos ejemplos:

  1. El Fariseo que oró por su propia justificación, sin compasión por el pecador. Pc.18:9-14

  2. Pedro les dice a los maridos que sus oraciones tendrían estorbo si es que no aprenden a considerar a sus mujeres como a sí mismos. 1Pe.3:7

  3. Santiago dice que muchas veces no recibimos nada, porque pedimos solo pensando en nuestros propios deseos. Sig.. 4:3

     Es por esto que, después de aprender una “oración de gratitud”; debemos aprender bien la “oración de intercesión” como un principio permanente en nosotros. Interceder es “pedir por otros”. La Biblia nos enseña la importancia de la intercesión, de la siguiente manera:

  1. Cristo intercedió por los demás, y aún lo sigue haciendo.Ro.8:34

  2. El Espíritu Santo intercede  por nosotros.  Ro.8:26

  3. Pablo pidió oración por él y su ministerio. Ro.15:30

  4. Pablo también demandó que oraran por otros, aún por todos los hombres y los gobernantes. 1 Tim.2:1-2

La importancia de la intercesión:
La intercesión es de suma importancia porque:

  1. Hay una batalla espiritual que luchar y ganar. Ef.6:12-13,18; 1Pe.5:8,9

  2. La palabra de Dios debe ser prosperada en todo lugar. Ef.6:19,20; 2Ts.3:1

  3. Muchos siervos y hermanos necesitan ser consolados. 2Cor.1:3-11; Fil.1:18-20

  4. La salvación se puede extender a todos los hombres.  1 Tim.2:3-5; Ro.10:1

  5. Hay un pueblo que precisa sabiduría y entendimiento. Ef.1:15-18; 3:14-16

  6. El cuerpo de Cristo necesita caminar en amor abundante. Fil.1:8-10; Ef.3:17-19

RECOMENDACIONES:

  1. Involúcrese más en la vida de las personas, a fin de conocerlas y saber sus necesidades.

  2. En su lista de oración ponga en primer lugar a todas las personas que usted no tiene relación directa o que usted no es beneficiario directo de la petición por esa persona.

  3. No deje de lado a las personas que están en contra suya, o le consideran un enemigo, ruegue por ellas.


Continua en: CONSTANCIA EN LA ORACIÓN.
SERIE BÍBLICA: UNA ORACIÓN CRISTOCÉNTRICA.