IMPARCIALIDAD EN LA ORACIÓN

Principio 5: Una oración Cristocéntrica no hace excepción de nadie, sino que involucra a todos.
"..por todos vosotros.." [Fil.1:4b]
   ¿Recuerdan aquella comparación que hizo Cristo a cerca de lo fácil que es amar a los que nos aman?. El mismo principio se puede aplicar aquí, ya que es fácil orar y rogar con gozo por todos aquellos que son más cercanos y que amamos mucho. ¿Pero que hay de los demás?. Pablo no hacía acepción de personas al momento de orar.
    Nos ponemos a pensar que en la iglesia habían todo tipo de personas. Pablo mismo dice que hay débiles, de poco ánimo, ociosos, etc. (1 Tes.5:14). Y no habrá faltado más de uno que le halla sacado algunas “canas verdes” al apóstol. Ni quienes se peleaban entre si como Evodia y Sintique (Fil.4:2-3). Pero Pablo oró por todos con el mismo ánimo y gozo.

Pablo nos va a enseñar que el “No hacer excepción de personas” es producto de tener en nosotros al Dios que tampoco hace esto.

  • Romanos 2:11 – “Porque no hay acepción de personas para con Dios.”
  • Hechos 10:34 – “Entonces Pedro, abriendo la boca, dijo: En verdad comprendo que Dios no hace acepción de personas”
  • Gálatas 2:6 – “Pero de los que tenían reputación de ser algo (lo que hayan sido en otro tiempo nada me importa; Dios no hace acepción de personas”

Por esto los siervos del Señor mandaron explícitamente que no hagamos excepción de personas. Y esto debe incluir la intercesión.

  • Efesios 6:9 – “Y vosotros, amos, haced con ellos lo mismo, dejando las amenazas, sabiendo que el Señor de ellos y vuestro está en los cielos, y que para él no hay acepción de personas.”
  • Santiago 2:9 – “pero si hacéis acepción de personas, cometéis pecado, y quedáis convictos por la ley como transgresores.”
  • Santiago 2:1 – “Hermanos míos, que vuestra fe en nuestro glorioso Señor Jesucristo sea sin acepción de personas.”
  • 1 Timoteo 5:21 – “Te encarezco delante de Dios y del Señor Jesucristo, y de sus ángeles escogidos, que guardes estas cosas sin prejuicios, no haciendo nada con parcialidad.”

RECOMENDACIONES:

  1. Hoy te invito a hacer algo diferente:  En lugar de orar por nosotros mismos, o por quienes más amamos ya sean familiares, parejas, amigos, hermanos en la fe, etc. Pongamos primeros en la lista a personas que no nos aman mucho que digamos. A las personas que no son muy agradables, quienes quizá busquen nuestro mal; o aquellos que son “chichos problemas”: La chismosa del barrio o de la iglesia, el divisionista, etc. Y oremos sinceramente por su bienestar. Estoy diciendo, no que oremos para que “cambien por nuestro bien”, sino que oremos por ellos deseándoles toda la bendición de Dios y su gracia para sus vidas.

  2. Coloca también en la lista a personas en las cuales no piensas normalmente. Tus gobernadores locales, profesores del colegio, niños de tu barrio, etc. Aprendamos a no dejar fuera a nadie. Pero no lo hagamos muy general, como: “Dios te pido por todos los hombres” no, seamos específicos y no olvides hacerlo con mucho gozo en Cristo. Dios te ayude!!


Continua en: PASIÓN EN LA ORACIÓN.
Serie Bíblica: UNA ORACIÓN CRISTOCÉNTRICA.