¿QUÉ ES EL CONTEXTO? | Aprenda con ejemplos y pasos básicos.

qué es el contexto y cómo usarlo

Este artículo lo escribí hace mucho tiempo, no veía el tiempo de publicarlo y creo que este es un momento oportuno, lo he incluido en esta serie porque pienso que es muy necesario para mejorar mucho más nuestro tiempo devocional. Espero les sea de mucha bendición. Pastor David Jonatán.

Desde hace mucho tiempo se ha escuchado la famosa frase: "Un texto sin su contexto es un pretexto". Esta es una declaración verdadera; el punto es, que la mayoría la repite sin saber el significado real del contexto ni cómo usarlo correctamente.

¿Qué es el contexto de un pasaje bíblico? ¿Cuál es la importancia de este tema? ¿Cómo podemos aprender a usarlo? Queremos responder estas inquietudes. Primero, vamos a señalar lo que no es el contexto, porque se suele confundirlo con otras cosas. Segundo, definiremos correctamente el contexto, su importancia y por qué se cometen errores con su uso. Tercero, daremos algunos pasos prácticos para aprender a usar debidamente el contexto.

A. LO QUE NO ES EL CONTEXTO.

1. El contexto no es el "Trasfondo histórico".

Muchos creen erróneamente que “el contexto” de un pasaje son los hechos históricos que tuvieron lugar en la época en que se redactó cierto libro bíblico. Pero esto no es el contexto del escrito sino más bien su "trasfondo o marco histórico" y no deben confundirse.

Así, los que confunden estas cosas, piensan que es imposible entender las Escrituras sin el conocimiento de los sucesos, época y cultura en las que el autor estaba escribiendo o simplemente basan sus interpretaciones finales en estos datos.

Es cierto que el material histórico nos puede ayudar a conocer más la mente del autor y por qué usó ciertas palabras, o la razón de que ponga tanta relevancia a ciertos temas que a otros. También puede ayudarnos a comprender cuál era la condición en que los primeros lectores recibieron la correspondencia, o cuales habrán sido sus impresiones en aquel momento, y más.

Sin embargo, todo esto no es determinante para la interpretación correcta de los pasajes, porque incluso sin tener mucho conocimiento de la época y la cultura de aquel entonces, todavía se puede entender la palabra de Dios por el buen uso del contexto.

El peligro de poner demasiado uso en el trasfondo histórico está en quitar la esencia de la Escritura Inspirada y pasar a darle una interpretación fuera de todo lugar.

Ejemplo de este error:

Ante la posición y el orden correcto de la mujer en el culto congregacional la Biblia es muy clara. Por favor, no entremos en debate sobre este tema, sólo lo usaremos como ejemplo de la manera equivocada que a veces se usa el trasfondo histórico. Bueno, en 1 Corintios 14:34 dice:

"vuestras mujeres callen en las congregaciones; porque no les es permitido hablar, sino que estén sujetas, como también la ley lo dice."

Este es un mandamiento que no necesita de mucha interpretación, el orden para la mujer, en la "congregación general", es de sumisión y no la posición de gobierno. Pero los que no están de acuerdo con esto, apelan al "trasfondo histórico" (mal llamado por ellos "contexto"), para decir, más o menos así:

“Lo que Pablo está diciendo sólo es algo para la iglesia de Corinto, porque en ese tiempo las mujeres de Corinto se estaban comportando de una manera indecente y nada decorosas, y pasaban sobre la cabeza a los varones; entonces, este no es un mandamiento para todas las iglesias de todos los tiempos, sino solamente para la iglesia de Corinto de aquel entonces."

Esta interpretación se viene abajo sólo con ver el contexto verdadero, ya que el verso anterior no termina con un “punto y a parte”, sino en una “coma”, lo que hace del verso 33 y el verso 34 una sola frase, juntos arrojan la idea completa del escritor.

Entonces la frase completa del apóstol es:

"Y los espíritus de los profetas están sujetos a los profetas; pues Dios no es Dios de confusión, sino de paz. Como en todas las iglesias de los santos, vuestras mujeres callen en las congregaciones; porque no les es permitido hablar, sino que estén sujetas, como también la ley lo dice."

Si su lectura es cuidadosa ,es fácil darse cuenta que Pablo está dando un mandamiento por igual "a todas las iglesias de los santos" y no solamente a la iglesia de Corinto. El contexto verdadero está hablando de la relevancia del don de profecía, lo cual se refiere a la predicación de la palabra de Dios ya que su función es la de exhortar, consolar y edificar (1Cor.14:3).

Después de haber comprobado con el contexto lo que el autor quiso decir realmente. Podemos ir a otras partes de la Escritura para corroborar o reforzar la interpretación.

Con esto hallamos, por ejemplo, que lo que Pablo dijo, es lo mismo que escribió a Timoteo en las instrucciones que le dio para dirigir la Iglesia de Dios: "Porque no permito a la mujer enseñar, ni ejercer dominio sobre el hombre, sino estar en silencio" (1 Timoteo 2:12). En este verso, las frases: "No permito a la mujer enseñar" y "estar en silencio" nos confirman de que en ambas porciones bíblicas (la de 1 Corintios y la de 1 Timoteo) se está hablando del mismo tema: La posición correcta de la mujer en el culto congregacional. Así, queda comprobado también que era un mandamiento establecido para todas las iglesias.

Entonces, no debe confundirse el trasfondo histórico con el contexto de un verso o pasaje literario. Los datos históricos pueden ser ciertos, pero aun así nuestra interpretación tiene que ceñirse al contexto del escrito.

2. El contexto no es la "Referencia bíblica".

Algunos piensan también que "el contexto" son las citas o referencias a otros versos de la Biblia que hablen, o mencionen la misma palabra del tema tratado.

Un ejemplo claro de esto, es cuando a veces estamos hablando con alguien sobre algún pasaje en especial y esa persona nos dice: "Espere un momento, vamos a ver el contexto" y lo que hace es llevarnos a otros libros y versos de la Escritura, descuidando el análisis debido al texto. Este es el problema de haber sido enseñados siempre de manera temática y no expositiva, así se han acostumbrado a usar "la concordancia" y con ella armar toda una doctrina en base a las referencias encontradas.

Las "citas bíblicas" o "referencias" suelen ser de mucho apoyo para la enseñanza de un tema. El problema está en que se las confunda con el "contexto" y se las utilice como una base fuerte o única de interpretación para un pasaje especial.

Sí, es cierto que las referencias nos ayudan a esclarecer ciertas cosas sobre un texto o pasaje específico, pero esto sólo puede darse en el caso de que ambos pasajes citados estén hablando del mismo contexto (Cómo en el caso que demostré de la posición de la mujer en 1Corintios y en 1Timoteo). Pero a veces, en una discusión temática se suelen citar versos que no tienen nada que ver con el asunto o contexto que se está tratando.

Ejemplo de este error:

Para seguir en la ilación, tomemos el pasaje anterior para dar ejemplo de este error. 1 Corintios 14:34

"vuestras mujeres callen en las congregaciones; porque no les es permitido hablar, sino que estén sujetas, como también la ley lo dice."

Los defensores "del pastorado de la mujer" y otras tendencias parecidas, cuando enseñan sobre este pasaje dicen:

Aquí Pablo parece estar diciendo que la mujer no puede ocupar el pastorado o que no puede predicar en el culto; pero debemos mirar el contexto" Entonces citan Gálatas 3:28 que dice: Ya no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay varón ni mujer; porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús. Entonces dicen ellos: "¿Lo ven? Pablo está diciendo que no hay varón, ni mujer en Cristo... por lo tanto, no debemos hacer diferencias entre lo que Cristo ha unido. La mujer entonces, sí puede ejercer el pastorado y predicar, igual que el varón lo hace, porque ya no hay diferencias en Cristo.

Lo que este predicador erróneamente llama "el contexto" es más bien una "Referencia mal ubicada".

El verso de Gálatas 3:28 no podría citarse para interpretar o iluminar 1Cor.14:34, porque ambos están en un contexto diferente. Lo que Pablo está enseñando en Gálatas se trata de una cuestión de justificación, redención y herencia; él está diciendo que todos somos igualmente herederos con Cristo a través de la fe en él y no por la ley; Pues la ley marcaba una diferencia y una separación entre: Judíos y gentiles, mujeres y varones, esclavos y libres. Pero la gracia en Cristo Jesús rompe toda enemistad y barrera y nos lleva a Dios sólo por medio de la fe en Cristo sin hacer distinción de estas cosas, como: sexo, nación, o estatus. La gracia es igual para todos.

Pero en el verso de 1 Cor.14:34, Pablo está tratando un tema de culto o liturgia, habla de las responsabilidades y funciones de cada miembro dentro del culto congregacional; Él mismo, dentro de este pasaje, dice que no todos cumplen las mismas funciones y aún entre los varones no todos son pastores o maestros. No se trata de una cuestión de diferencias o menosprecios, sino de un orden establecido por Dios para la función de Su pueblo. Recordemos que en el cuerpo de Cristo no hay miembros sin utilidad, o sin funciones; antes, los que parecen más débiles son los más necesarios (1Cor.12).

Otro ejemplo.

Es un error citar Juan 15:16 (que dice: "No me elegisteis vosotros a mí, sino que yo os elegí a vosotros, y os he puesto para que vayáis y llevéis fruto, y vuestro fruto permanezca") cuando se esté tratando de interpretar un pasaje que supuestamente hable de la elección individual del ser humano para salvación.

Porque Juan 15, es una conversación privada de Jesús con sus discípulos íntimos, la elección a la que él se refiere es una elección para ministerio. Jesús tenía decenas de discípulos pero de entre ellos eligió sólo a doce para que sean sus apóstoles. El fin de este ministerio era llevar mucho fruto, fueron elegidos para la gran obra del Señor, salvando muchas almas por medio de sus predicaciones.

Además, si se quiere corroborar esta cita con su debido contexto, el mismo escritor, el apóstol Juan, señala claramente quiénes eran los escogidos de Cristo: “Jesús les respondió: ¿No os he escogido yo a vosotros los doce, y uno de vosotros es diablo? Juan 6:70

3. El contexto no es la "Palabra original".

Otros también creen que el contexto se trata de "las palabras originales".

Las palabras originales constituyen una gran ayuda; sobre todo para pasajes difíciles, pero se puede caer fácilmente en el abuso cuando no se las sabe usar correctamente. Por esto, el avance de los materiales de estudios como concordancias en hebreo y griego, diccionarios, interlineales, etc. a veces contribuye más al error que a la misma ayuda.

Recordemos lo siguiente: Todo significado de la palabra original tiene que ceñirse al contexto del escrito, y no el contexto a dicho significado.

Las palabras originales por sí mismas no constituyen una doctrina o interpretación de alguna. La hermenéutica establece que no se puede basar toda una doctrina en el significado de un solo versículo ¿Cuánto más no será si queremos basarla en una palabra?

Por esto, incluso, cuando sepamos el significado, o los significados, de una palabra en su idioma original, todavía tendríamos que interpretar el verso de acuerdo al contexto. El detalle con esto, es que la mayoría de veces, las palabras originales sólo son usadas a conveniencia del interprete, tomando los significados que más se ajusten a su interpretación, y en otros versos obviando los significados originales.

Un ejemplo:

  • Se insiste mucho en la palabra original "proorizo" para el tema de la predestinación, aunque el pasaje, en su contexto, esté hablando de la predeterminación de creyentes a la gloria (por medio de Cristo) y no de incrédulos predestinados a creer en Cristo.
  • Pero se obvia el error de la RV60 al traducir "os haya escogido desde el principio para salvación" en 2Ts.2:13, cuando la palabra original no es "principio" (arjé) sino "primicias" (Aparjé), lo cual cambia todo el significado, y lo ajusta más al contexto verdadero que se está tratando en ese pasaje.

Así que, no se debe interpretar un verso fuera del libro en el que está contenido. Y menos interpretar una palabra fuera del significado de todo el pasaje, aun cuando se esté basando en el significado original de la misma.

Ejemplo de este error:

"Ten cuidado de ti mismo y de la doctrina; persiste en ello, pues haciendo esto, te salvarás a ti mismo y a los que te oyeren." 1 Timoteo 4:16

Este es un verso que se presta para la defensa de la doctrina de salvación por obras. Los que defienden esta postura dicen:

"la palabra “salvarás” (gr. sózo) que quiere decir "preservar" indica que la salvación se determina por medio de lo que la persona hace y persiste en hacer. Entonces, de no hacer y persistir el individuo perderá dicha salvación o preservación".

Pero se puede determinar el error de esta postura de dos maneras:

(1) Aclarando que la palabra "sózo" no sólo quiere decir preservar, sino también librar, salvar o proteger. También se puede traducir como sanar, tal y como se lo ha traducido en otros pasajes.

Entonces esta es una palabra de muchos significados, ¿Cómo determinamos que significado darle en este pasaje?

(2) Pues por el contexto. Pablo está hablando de las falsas doctrinas (de demonios) que se alzará en todo lugar por parte de maestros legalistas (1Tim.4:1-3). Los consejos de Pablo giran en torno a la prevención o el cuidado que tiene contra estas cosas; por lo cual la palabra más acorde para la traducción de "sózo", en este verso, es "proteger". Lo cual debe entenderse así: "Haciendo esto te protegerás a ti mismo, y a los que te oyeren", Pablo no está hablando de salvarse por obras sino de protegerse de las malas enseñanzas.

Para enriquecer este punto, añadiré la acotación de mi amigo Caleb Ramirez Tolentino:

Para hacer un aporte sobre el uso de las palabras originales: El uso etimológico de una palabra (Griego - NT.) no determina su relevancia exegética. Usando el ejemplo de la palabra "butterfly" que es “mariposa” en ingles, no podríamos cometer el error de buscar el significado etimológico de esta palabra para determinar su relevancia en una interpretación, y si lo hiciéramos tendríamos que descomponer la palabra en butter (mantequilla) y fly (mosca), y todo el mundo sabe que butterfly no significa “mosca de mantequilla”. La importancia de las palabras, bien se mencionó en este escrito, se usan en su contexto pero además de eso, el uso de las palabras con el fin exegético no es "diacrónico" (que se interesa en la historia de la lengua, y estudia sus evoluciones; la etimología, la evolución fonética, la semántica, el léxico y la sintaxis), sino más bien es "sincrónico" (que se interesa en el uso de la lengua en un momento preciso de la historia). El uso de una palabra en la interpretación debe ser entendida con la pregunta ¿Qué quiso decir Pablo con el término (ejem. Sarxs - carne )? y no tanto en ¿Cómo lo usaron los egipcios o los babilonios? aunque no está mal saber e ilustrar esos usos a manera de complemento histórico, pero no es relevante para la interpretación de un pasaje.

4. El contexto no es el "Mensaje espiritual".

Esta afirmación la usan, indirectamente, aquellas personas que tratan de defender sus posturas por medio de "un significado" o "revelación especial", Piensan que la Biblia está escrita en un código de tipo "lenguaje espiritual" o algo parecido.

Para ellos, casi toda la Biblia es una recopilación de alegorías y simbolismos que sólo pueden entender por medio de algún referente o agente especialmente iluminado.

Por ejemplo:

  • Algunos dicen que cuando la Biblia dice que Dios "amo a todo el mundo" (Juan 3:16) realmente no está diciendo que Dios ama a todo el mundo, sino que es una revelación especial dentro de la esfera de los escogidos solamente.
  • O también que cuando Dios dice tan claramente "que su gracia se ha manifestado para salvación a todos los hombres" (Ti.2:11), realmente se está diciendo que Dios ha manifestado su gracia para salvación a “elegidos de todo tipos de hombres”.
  • Así, se espiritualiza casi todo y de pronto "todos” significa “algunos”; “muchos” significa “pocos”, o “mundo” significa “escogidos", etc.

Otro ejemplo:

Otros proponen que la frase "donde está el Espíritu de Dios allí hay libertad" (2Co.3:17), es un permiso para hacer lo que les venga en gana en el culto sin barreras, como saltar, tirarse al piso, danzar, gritar, etc. Cuando en realidad, lo que quiere decir esa frase es que cuando uno que, apoyándose en la ley de Moisés, tiene un velo que no le dejar ver las cosas con claridad, viene a Cristo es libertado por el Espíritu de Dios, porque donde está el Espíritu de Dios allí hay libertad. ¿Libertad de qué? de la maldición de la ley. ¿Cómo sabemos esto? por considerar el contexto del pasaje (2 Corintios 3:15-17).

Ven, así hermanos, se le puede atribuir cualquier significado a cualquier "palabra" o "frase" de la Biblia. Pero ya la Escritura nos advirtió que la profecía no es de interpretación privada (2Ped.1:20). Así que, no toda la Biblia es "simbolismo"  y si es que hay simbolismo en alguna parte, la Biblia misma te explica el significado en el contexto. Casi toda la Biblia es literal y todas las palabras han sido inspiradas de modo que todos podamos entenderlas. Lo difícil no es entender la Biblia, lo difícil es creerla.

Nota: No se debe confundir la iluminación del Espíritu, con el mensaje literal de la Biblia. La iluminación del Espíritu no es para darle un significado oculto o diferente al texto, sino que sencillamente nos provee sabiduría.

No amolde las Escrituras a sus doctrinas, más bien ajuste todas sus creencias a la Palabra de Dios.

2. CAUSAS DEL ERROR:

  • El abuso de la enseñanza temática.
  • Falta de capacitación a los creyentes para que aprendan a alimentarse por sí mismos de la palabra de Dios.
  • Pobre enseñanza expositiva de la Biblia.
  • Pereza espiritual en los miembros.
  • Conformismo a la enseñanza tradicional.
  • Énfasis en el espiritualismo o misticismo.
  • Malos conceptos o prejuicios. Por ejemplo: La famosa frase "la letra mata" (Esta frase habla de poner la fe en la letra de la ley, no está diciendo que el estudio mata la fuerza espiritual)

3. IMPORTANCIA DEL BUEN USO DEL CONTEXTO:

  • Nos libra de caer en interpretaciones privadas. (2Pe.2:20)
  • Nos guarda del error doctrinal. (Ef.4:14)
  • Nos da crecimiento espiritual en cuanto al conocimiento de Dios y la edificación personal. (Ef.4:15)
  • Nos capacita para enseñar a otros y dar "todo" el consejo de Dios. (Hch.20:27) 
  • Nos ayuda a practicar la palabra de una manera correcta y eficaz.

4. PARA COMPRENDER MEJOR QUÉ ES EL CONTEXTO:

Muchas veces me han hecho esta pregunta ¿Qué es el contexto? Simplemente respondo que el uso del contexto es entender la "parte" por el "todo"; pero para hacerme entender suelo ilustrarles ciertas ilustraciones como esta:

"Imagine que yo le presento a mi hermano Juan, pero lo tengo cubierto con una manta por todo su cuerpo, y lo único que les muestro es su mano para que lo salude. Después de un día Juan y usted se cruzan en la calle, ¿Podrá reconocerlo?, ¿Podrá entender de quien se trata?, de seguro su respuesta es NO, y ¿Por qué no podría reconocerlo? - Porque usted solo ha visto su mano y para reconocer y entender de quien se trata tendría que ver a toda la persona." Es igual con el contexto de un escrito, lo que sería "la mano de Juan" es un verso, una frase, o una oración extraída de todo el texto; mientras que el "cuerpo entero de Juan" sería todo el escrito o "el contexto". Usted no puede entender ni interpretar el verdadero significado o mensaje de una palabra, o un verso, o una frase, sin entender todo el escrito. La parte (el verso), depende del todo (el texto completo). Así, con un simple ejemplo como este, espero haberles podido ayudar en su comprensión de lo que verdaderamente es "el contexto" de un escrito.

5. PASOS BÁSICOS PARA APRENDER A USAR EL CONTEXTO:

Tenga en cuenta que estos consejos están dados, pensando en el que es más principiante en la palabra de Dios. También, que estos pasos están diseñados originalmente para el estudio general de un libro, buscando entender su contexto. Pero usted puede aplicarlos a su estudio devocional. Ya que no podrá tener una correcta meditación sin considerar el contexto del pasaje que está estudiando.

  • ENTIENDA.
    Entienda que la Biblia no fue escrita originalmente con divisiones de versos, ni capítulos, ni subtítulos como los que vemos en nuestras Biblias.  Estas divisiones no son inspiradas, sino que fueron añadidas siglos después para facilitar su estudio. Pero en la actualidad, se ha priorizado o espiritualizado tanto estas divisiones, que han provocado muchas malas interpretaciones, errores doctrinales,  y pereza espiritual.
  • TRANSCRIBA.
    Transcriba el texto a meditar. Lo que yo hice cuando comencé a estudiar la Biblia fue transcribir el libro entero que quería analizar, a mano y luego a computadora, sin las divisiones de versos, ni de capítulos. Esto me dio una visión increíble y muy diferente de las Escrituras. Le recomiendo hacerlo, pero si usted ya puede leer su Biblia sin que estas divisiones afecten su percepción espiritual no hay problema. Para amoldar esto a su devocional pudiera trascribir sólo la porción que le toca meditar en el día. También puede usar su computadora para copiar en una hoja de texto la porción bíblica sin divisiones. Recuerde que este paso es más que nada para los principiantes, los que después de un tiempo se darán cuenta que ya no es necesario transcribir.
  • LEA DE CORRIDO.
    Lea su transcripción desde el inicio hasta el final sin detenerse y métase en la lectura con oración y profunda concentración. Lea las veces que sean necesarias, no menos de tres veces antes de analizar el libro (Si el libro es pequeño puede leerlo más veces). En esta etapa, no tome en cuenta las palabras que no entiende o las cuestiones que podrían surgirle. Si puede leer así, durante una semana, esto dará mejores resultados.
  • LEA Y ANOTE.
    Lea otra vez el texto y anote, en su cuaderno de apuntes, todas las cuestiones y observaciones que saca del pasaje (OBSERVACIÓN). Luego, sin consultar ningún material extra bíblico (comentarios, libros), salvo diccionarios, para las palabras que no comprende, trate de responder por sí mismo las preguntas que se ha hecho, para esto puede usar su transcripción o su Biblia (INTERPRETACIÓN).
    Algunas preguntas útiles serán: ¿A quién o a quiénes se dirige el escritor?; ¿Por qué les ha escrito esta carta o libro?; ¿Qué acciones quiere motivar en sus lectores?; ¿Que doctrina(s) está tratando?; ¿Qué está diciendo de Dios o de Cristo?; ¿Qué indicaciones se está dando a la iglesia o a los destinatarios?; ¿Cuál es el mensaje o tema central de su escrito?; ¿Qué quiere decir con esta frase...?, etc.
  • BOSQUEJE.
    Haga su propio bosquejo o esquema del libro o capítulo que esté tratando. Es importante que aun NO consulte a otros estudiosos (libros, comentarios, artículos, etc.). El bosquejo debe contener sólo un tema principal con sus respectivos subtemas. Póngale un título adecuado, puede terminar con una lista de aplicaciones prácticas. Recuerde que el propósito principal de todo estudio es la aplicación a la vida. 
  • INTERPRETE.
    Ahora estará más preparado para interpretar un verso en particular, cada verso que quiere interpretar debe ceñirse a la observación del libro o capítulo que ha analizado. Cada vez que quiera entender un verso, observe uno o dos versos anteriores y uno o dos versos posteriores a este (a esto le llamamos el contexto inmediato).
    Tenga muy en cuenta los signos de puntuación.
    Algunas palabras, nexos, o conectores que sería bueno considerar son: Para, porque, en, de, en cuanto, así que, y, o, pero, de la misma manera, por lo demás, más, aún, etc. (téngalos muy en cuenta). Tenga en cuenta también la gramática de los verbos (modo, persona, tiempo, etc.).  En todo momento tenga presente el tema principal que el escritor está tratando, porque todos los subtemas  y declaraciones girarán en torno a éste.
  • CONCLUSIÓN.
    Finalmente, escriba una conclusión, con sus propias palabras, de todo lo interpretado. Cuando sea capaz de hacer esto, también será capaz de enseñarlo a otros con facilidad. Hasta podrá escribir un artículo o un material de estudio.
  • CONSULTE.
    Ahora sí puede consultar y comparar su interpretación y sus conclusiones con los de otros buenos estudiosos. Esto le ayudará a ver las cosas desde otros puntos de vista, o considerar aspectos que quizá usted haya pasado por alto. Pero sobre todo, se sorprenderá que muchas de las conclusiones suyas son las mismas que la de esos autores y le dará más convicción de lo que ha aprendido.
    Leerlos a ellos le ayudará a perfeccionar sus artículos, materiales, o notas, si las ha hecho. Pero tenga en cuenta que los estudiosos también son humanos, no todo lo que dicen son sin error. Así que, si usted difiere con algún autor no quiere decir necesariamente que usted esté equivocado; por ello es bueno consultar con varios autores, pero sobre todo confíe plenamente en la dirección del Espíritu Santo.

Si usted ha comprendido lo que es el contexto, está listo para aprender más al detalle sobre los partes de nuestro estudio devocional: La observación, la interpretación, la correlación y la aplicación; que estaremos compartiendo en las próximas notas. Comparta este material, Dios le bendiga.

Aprenda más sobre el devocional en nuestra serie: