UN ANDAR RENOVADO Efesios 4:17-32

ANDAR RENOVADO

¿Dormirías con la ropa con la que hiciste deporte? ¿Irías a una cena elegante con la ropa de trabajo? ¿Saldrías a correr con la ropa de gala? Todos sabemos que para cada actividad especial hay una forma de vestir especial. Lo mismo ocurre en vida de fe, es nuestra mayor vocación y merece que vistamos a la altura.

Pablo inicia este llamado con el siguiente mandato:

“Esto, pues, digo y requiero en el Señor: que ya no andéis como los otros gentiles, que andan en la vanidad de su mente…” Efesios 4:17

Aquí “los otros gentiles” son los incrédulos. Si hay una forma de andar, un estilo de vida, o una conducta específica que sea propia de los incrédulos, es una vestimenta que pertenece a nuestra vida pasada, y nada tiene que ver con nuestra profesión actual.

¿Cuál entonces debería ser nuestra vestimenta ideal?

Pablo responde:

“En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre, que esta viciado conforme a los deseos engañosos,  y renovaos en el espíritu de vuestra mente, y VESTÍOS del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y Santidad de la verdad” Efesios 4:22

Lo primero que el cristiano tiene que entender es que, entre tanto no se despoje de la vieja vestimenta, no podrá vestirse de la nueva. A esto lo llamamos “el principio del reemplazo”. El cristiano tiene que aprender a reemplazar muchas cosas en su caminar diario.

En este pasaje de Efesios, hay algunas maneras prácticas, acerca de cosas viejas que deberíamos reemplazar:

  • La mentira por la justicia y santidad de la verdad. vv.24-25
  • La ira y el enojo por la misericordia. vv.26,31,32
  • El hurto por el trabajo. v.28
  • Las palabras corrompidas por la edificación. vv.29,30
  • El resentimiento por el perdón. v.32

Estos son mandamientos directos al creyente que forma parte del cuerpo de Cristo, ya que esta llamado a edificar el Templo Santo del Señor (Ef.2:20-22), es su responsabilidad hacerlo. Dios no nos pediría o mandaría algo que supiera que no lo podríamos hacer. De manera que, no tenemos excusa.

NO HAY ARGUMENTOS QUE VALGAN PARA NO ABANDONAR

NUESTROS ANTIGUOS HÁBITOS


Continua en: 3. UN ANDAR DE AMOR. Efesios 5:1-6
De la Serie Bíblica: LLAMADOS A UN ANDAR DIGNO

No hay comentarios:

Publicar un comentario