¿Por qué debemos congregarnos?

PORQUE CONGREGAR

Congregar o reunirse en un lugar como iglesia del Señor no era un tema que necesitaba mucha discusión hace no mucho tiempo atrás, pero en la actualidad hay mucha controversia al respecto. Hay un gran número de creyentes que no congregan porque consideran que esto no es necesario y hasta algunos lo consideran anti bíblico. ¿Es una obligación congregar? ¿Es necesario reunirse en un templo? ¿Es pecado no involucrarse en una iglesia local?

Vamos a ver qué es lo que dice la Biblia al respecto, para esto haremos algunas preguntas puntuales y las iremos resolviendo en orden:

 

1. ¿Congregar es una opción o es un deber para el creyente?

  • La Biblia asegura que Dios aprueba y está presente en las reuniones de sus hijos:

"Porque donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos.” Mateo 18:20

  • La Biblia señala que el congregar era parte esencial del ministerio de la iglesia en sus inicios, cuando la iglesia estaba en su estado original:

“Y se congregaron allí todo un año con la iglesia, y enseñaron a mucha gente; y a los discípulos se les llamó cristianos por primera vez en Antioquía.” Hechos 11:26

De este verso se desprende:

    1. La constancia en congregar: "Se congregaron allí todo un año"
    2. La sumisión a la iglesia local: "Con la iglesia"
    3. Los propósitos claros para congregar: "Y enseñaron a mucha gente"
    4. El testimonio vivo que el congregar posibilita: "y a los discípulos se les llamó cristianos por primera vez en Antoquía"
  • La Biblia ordena al creyente, no solo congregar sino que no deje de hacerlo:

“no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre…” Hebreos 10:25

  • Congregar posibilita el cuidado de la obra del Señor, como: El sostenimiento de los siervos (1Timoteo 5:17), el velar por la sana doctrina (1Timoteo 1:3; Tito 1:5), la disciplina de los miembros (1 Corintios 5:4-6).
  • Congregar posibilita cumplir los propósitos divinos de la iglesia de Cristo en la tierra, que de otra manera no podríamos, como veremos en la segunda pregunta.

 

Por lo tanto, congregar no es una opción. Todo cristiano con fe sincera y con el deseo de obedecer y agradar a Dios vivirá congregándose con el pueblo de Dios.

 

2. ¿Para qué debemos congregar?

Dios nos ha trazado propósitos para cumplir como iglesia suya en este mundo. Sin congregar sería imposible cumplir estos propósitos, nos congregamos:

  • Para demostrar obediencia a Dios. Hebreos 10:25
  • Para alabar y adorar a Dios unidos. Hebreos 2:12; 13:15; Efesios 5:19
  • Para edificarnos los unos a los otros. 1 Corintios 14:26; Efesios 4:16.
  • Para celebrar las ordenanzas de Cristo. Hechos 2:38; Mateo 28:19-20; Juan 13:14,15; Lucas 22:19,20.
  • Para animarnos y crecer en Amor. Hebreos 10:23-25; Efesios 3:17-19.
  • Para ministrar las necesidades de los hermanos. Romanos 12:15; 1 Juan 3:17,18; Ef. 4:28; 2 Cor.1:4; Gálatas 6:10.
  • Para establecer más iglesias y discípulos.

 

3. ¿Es importante el lugar de reunión?

La iglesia local, es nada más que la congregación de creyentes, que moran en una misma localidad, en un punto central cualquiera. Debemos tener en cuenta algunos principios sobre esto:

  • El edificio no hace a la iglesia, son los creyentes reunidos los que hacen la iglesia. El local de reunión puede ser una casa, un templo, un bosque, una carpa grande, etc.
  • El lugar no importa, lo que importa es la reunión de los santos en Cristo.
  • El gran número de reunidos no hace una iglesia. Para que sea iglesia es suficiente con dos o tres reunidos en el nombre de Cristo.
  • El nombre o denominación no hacen a una iglesia. Lo que más importa es la enseñanza correcta de la palabra de Dios y por ende su práctica correcta.

En la Biblia, vemos ejemplos de distintos lugares usados para congregar:

  • Sinagogas (Hechos 9:20)
  • En el río (Hechos 16:13:14)
  • En la cárcel (Hechos 16:23-25; 28:30-31)
  • En el templo (Hechos 2:46; 3:1; 5:20)
  • Principalmente en casas (Hechos 5:48; Romanos 16:5; Filemón 1:2)
  • En las catacumbas (Durante la persecución)

 

4. Preguntas importantes para definir el tema de la congregación:

Aquí nos planteamos algunas preguntas que nos ayudarán a entender la importancia de congregar. Cada uno debe responder estas preguntas con absoluta sinceridad:

  • ¿Congregar es bueno o malo? – Tal y como lo vemos en toda la Biblia congregar es algo muy bueno.
  • ¿En el tiempo actual es necesario congregar? - Hoy en día es muy necesario congregar, igual que lo era hace dos mil años atrás.
  • ¿Hay beneficios o desventajas en congregar? – Hay muchos más beneficios en congregar que si no lo hiciéramos. Estos son beneficios tanto personales y como para todo el conjunto de congregantes.
  • ¿Congregar edifica la iglesia? – Claro que sí.
  • ¿Jesús lo apoyaría? ¿Si Jesús estuviera corporalmente entre nosotros vendría a nuestra congregación? – Absolutamente sí. Como lo vemos en la Biblia, Jesús estaba en el templo, en las sinagogas y en las casas. Donde había gente allí estaba Jesús. Además él mismo dio la promesa que donde estén dos o tres congregados en Su Nombre allí estaría él en medio. Por esto, no dudamos que Jesús congregaría y por lo tanto nosotros también debemos hacerlo.