Consejo 4: NO SÓLO ORES ¡PREPÁRATE! | Consejos para solteros

La verdad, todos los matrimonios pasan por pruebas de fuego, eso es necesario para la formación de un nuevo hogar que, vale resaltar, nunca antes ha sido formado. Pero es necesario entender que cada matrimonio es único en la historia y lo que afectó o ayudó a unos no es necesariamente bueno para otros. Claro está, que mientras uno esté más informado y preparado, estas pruebas les afectarán menos, y sabrán que direcciones tomar en cada caso; a diferencia de otros que entraron al matrimonio pensando que lo suyo sería un cuento de hadas muy diferente al de todos los demás.

Entonces, aunque cada matrimonio es un mundo diferente, todos pasan por las crisis y los problemas. La clave para salir a flote es la preparación desde mucho antes de tener una pareja. Así que, por aquí va nuestro cuarto consejo para solteros.

Consejo 4: "La oración por un matrimonio sólido debe implicar un tiempo de abnegada preparación."

LAS PREGUNTAS ADECUADAS:

Hay un juego clásico de preguntas en el que muchos caen, a la hora de aconsejar a los solteros que aspiran a casarse:

  • ¿Cuánto tiempo están orando?
  • ¿Cuantos años de diferencia se llevan?
  • ¿Cuánto tiempo de amigos han hecho?
  • ¿Tienes trabajo fijo?
  • ¿Tienen casa propia?

Estas cosas pueden ser importantes pero no son lo fundamental. En cambio, las preguntas prioritarias deben ser:

  • ¿Cómo está tu relación con Dios y Su palabra?
  • ¿Porque están seguros que ahora es amor a diferencia de casos anteriores?
  • ¿Cómo tratan cada uno a sus padres?
  • ¿Están dispuestos a luchar frente a todo para edificar su futuro hogar, aun en contra de ustedes mismos?
  • ¿Están dependiendo juntos y cada uno particularmente de Dios?
  • ¿Cómo va su manejo del orgullo (el veneno del matrimonio)?
  • ¿Se están preparando para la relación de matrimonio y todo lo que esto implica?
  • ¿Están informándose MUCHO sobre crianza de hijos?
  • ¿Ya saben perdonar inmediatamente?
  • ¿Cuáles son sus prioridades reales (muy objetivas) en la vida?
  • ¿Cuáles son los límites de pureza que se han trazado?
  • ¿Saben administrar finanzas correctamente?
  • ¿Cuántos libros de pareja, matrimonio o familia han leído?
  • ¿Cuál es la razón máxima por la que quieren casarse?

Todas estas son preguntas, cuyas respuestas son alcanzables aún en el tiempo de la amistad. Los jóvenes que sepan forjar esto en el carácter entrarán mejor preparados para el matrimonio que los que sólo ingresan “muy enamorados”.

EL DETALLE DE LA ORACIÓN:

Algunos enseñan o aconsejan a los jóvenes que sólo deberían “orar” y el resto dejarlo a Dios. Bueno, puedes orar con tu pareja por tres o cuatro años, en amistad, pero si nada de lo mencionado en el punto anterior se ha forjado en ustedes, ese tiempo habrá sido desperdiciado y la oración puede resultar vana.

La oración no es para que Dios, con una varita mágica, controle todo el matrimonio o les cambie a cada uno de la noche a la mañana. La oración debe y tiene que ser necesariamente un tiempo de preparación muy disciplinada. Por cuanto el matrimonio es una responsabilidad personal, que se debe asumir tanto en oración y en acción.

EL DETALLE DE LA MADUREZ:

Cuantos jóvenes de hoy están de novios y sin embargo tienen todavía la pasión en las novelas, en el fútbol, series tontas de televisión, películas, vídeo-juegos, música, vanidades, el atractivo físico, etc. Y lo único que se les dice es: "TODAVÍA NO ES TIEMPO". En lugar de eso, si la respuesta de ellos a las preguntas que hemos señalado es "no", entonces debemos darles, mediante una sana consejería, lo necesario para que empiecen a hacerlo. No se debe desanimarlos, al contrario, se debe alentarles a formar un hogar digno para el Señor, y esto se logrará con una excelente preparación.

Es extraño que a los jóvenes aún se les motive a soñar que un día vendrá el “príncipe azul”, o la “princesa encantada”. Algunos van a las Escrituras a citar el caso de Isaac y Rebeca, arguyendo que Dios se la trajo a él porque no hizo nada, que sólo esperó, y cuando ella apareció se unieron y que cuento soñado ¿verdad? felices para siempre. Pero no están citando la historia completa, muchos no saben que, más adelante, Rebeca engaña a Isaac y hace que su hijo también lo engañe, ambos tenían hijos favoritos y generaban graves rivalidades; con todo ello se inició un gran sufrimiento no sólo para Isaac sino para sus hijos y su descendencia. Luego a causa de esto, su hijo Jacob también fue mentiroso. Es porque así es todo matrimonio en la vida real. Por lo que uno no debe quedarse esperando y orando solamente, se necesita mucha preparación.

Así que, sin preparación no esperes al príncipe soñado o a la princesa encantada.

LA PRUEBA DE LA PREPARACIÓN:

Te preguntaré, de forma directa, sobre cosas en las que necesitas ser un experto antes de pensar en casarte:

  1. ¿Has leído ya por lo menos 10 libros sobre matrimonio y familia personalmente?
  2. ¿Estás llevando una consejería permanente con tu pastor o líderes espirituales?
  3. ¿Estás sirviendo abnegadamente en el ministerio de tu iglesia local?
  4. ¿Has concluido o estás llevando un discipulado bíblico con fidelidad?
  5. Si tienes pareja ¿cuántos materiales, libros, videos se han desafiado a estudiar? Si no son 10 como mínimo, no hagan planes de boda.
  6. ¿Tienes experiencia cuidando niños? ¿No has practicado con sobrinos u otros? ¿Qué esperas?
  7. ¿Hablas de manera seria y continuamente con tus padres sobre los diversos temas en cuanto a matrimonio y familia?
  8. ¿Has aprendido a administrar debidamente tus finanzas? ¿Haces un presupuesto mensual de gastos e ingresos? ¿Ahorras continuamente? ¿Eres trabajador y esforzado(a)?
  9. ¿Cuánto has aprendido sobre resolución de conflictos y temas de carácter, temperamento y armonía?
  10. ¿Tienes problemas con el trabajo en equipo? ¿Tienen algún problema con la sumisión y los roles? Soluciónalos ya.

Por otro lado, asiste a toda charla, taller o conferencias sobre noviazgo, matrimonio o familia que te sean posibles, no escatimes en invertir lo necesario para escuchar los testimonios y enseñanzas de otros. Tal vez no puedes llevar toda la carrera de teología, pero sería bueno inscribirte en cursos de consejería, matrimonio, carácter, o familia, que ofrecen en los seminarios bíblicos.

Importante: Poco a poco, ve armando tu biblioteca personal con (por lo menos) los siguientes rubros para el hogar: Sexualidad, resolución de conflictos, crianza de hijos, finanzas, temperamento o personalidad humana, formas de amar y devocionales. Si tienen pareja vayan adquiriendo los libros juntos, los necesitarán mucho en su futuro hogar. Luego les pasaré una lista de nuestros 30 libros más recomendados si los desean. Esperamos sus comentarios. ¡¡bendiciones!!

______________________
Puedes enviarnos tu consulta o duda por inbox.
Contacto: +51993160815 | djonatan24@gmail.com
#ConsultaPastoral

compartir-en-Facebook4