Alcanzado por Su gracia. Romanos 4:1-12

ahogandose

PUNTO DE PARTIDA: Para un judío era muy difícil aceptar todo lo que aprendimos en el capítulo 3. Es por eso que en el pasaje de hoy, Pablo va a explicar, un poco más al detalle, la verdad acerca de la justificación por medio de la fe. Para esto, Pablo usa el ejemplo de la justificación de Abraham y una declaración de David, ambos fueron personajes ilustres para el pueblo judío.

PARA TESTIFICAR CORRECTAMENTE. Romanos 3:21-31

luz-energía-eléctrica

Punto de Partida: Aquí comienza otra lección importante del libro de Romanos. Hasta ahora se había resaltado un ambiente desolador, la humanidad sin oportunidad de ser justificada en sí misma ante Dios; y sin nada que pueda hacer o lograr para que su pecado sea quitado. Pero ahora, el desenlace de Pablo en este pasaje está inspirado para dar esperanza al mundo a través de la obra de Cristo.

Cultivando mejores actitudes frente al evangelio. Ro 3:9-20

renungan-18-juni-2016-bahagia-itu-pilihan

Punto de Partida: A la mitad de este capítulo Pablo declara que todos los hombres, sean judíos o gentiles, están bajo el poder del pecado. Además sustenta la sentencia con evidencias. Los "todos" y los "no hay" resaltan que la pecaminosidad del hombre es ABSOLUTA.

Por qué no deben confundirnos con TESTIGOS DE JEHOVÁ

ff8983d447b819829a34c2a9784dcddf

A través de los años he notado que muchas personas no saben diferenciar las tendencias religiosas o sectarias dentro del ambiente titulado "cristiano". Y por esta razón, nos involucran con otros movimientos religiosos llamándonos de igual manera que a ellos, y pensando que enseñamos lo mismo o simplemente que estamos dentro del mismo grupo. Por esto mismo, quiero ayudar a entender las razones por las que no deberían confundir a los cristianos evangélicos con los distintos grupos que hay.

En esta oportunidad hablaré de las grandes diferencias doctrinales que nos separan de los llamados "Testigos de Jehová".

UN ANDAR UNIDO. Efesios 4:1-16

La primera característica que este pasaje nos presenta, acerca de un andar digno, tiene que ver con unidad. Si nos fijamos bien, el común denominador de estos dieciseis versículos es “la unidad de los creyentes”. Dios no desea que sus hijos tan sólo se reunan en un lugar. Ya que podrían estar juntos en una congregación pero no necesariamente unidos. Él desea que sus hijos estén en íntima comunión los unos con los otros.

Ayuda para crecer en tu vida de obediencia. Romanos 3:1-8

LUCAS-11.28

Punto de Partida: Pablo inicia esta sección de su carta poniendo en lista algunas preguntas que los creyentes romanos se harían acerca de Dios y el rechazo desobediente que los judíos le hicieron. Preguntas como ¿Qué ventaja tiene, pues, el judío? ¿o de qué aprovecha la circuncisión? o ¿La incredulidad de los judíos habrá hecho nula la fidelidad de Dios?. Pablo guía sus razonamientos de tal modo que no lleguen a conclusiones equivocadas:

COLABORANDO EN EL CRECIMIENTO DE OTROS. Rom.1:8-13

Punto de Partida: Esta vez vamos a centrar nuestra mirada en el servicio que Pablo estaba dispuesto a brindar a los creyentes de Roma:

  1. Dispuesto a orar por ellos fervientemente. (v.8, 9).
  2. Dispuesto a visitarlos y profundizar su comunión. (v.10, 13)
  3. Dispuesto a prestarles ayuda para confirmar sus dones (v.11)
  4. Dispuesto a confortar a sus corazones. (v.12)

9 CONSEJOS PARA AVIVAR TU GOZO EN LA AFLICCIÓN

Todo hijo de Dios se verá enfrentado, muchas veces, a diversos sufrimientos mientras viva en la tierra. Los propósitos para que Dios permita que pasemos por todo ello son muchos. Pero la Biblia declara que es posible vivir gozoso aún en medio de pruebas o aflicciónes.

como entristecidos, mas siempre gozosos… 2 Corintios 6:10

Y no sólo esto sino que, en la Biblia, Dios nos manda a estar siempre gozosos. Tal y como lo podemos ver en: Santiago 1:2, 2 Corintios 13:11; 1 Tesalonicenses 5:16, Romanos 12:12.

¿Te has preguntado alguna vez como hacer para aumentar tu gozo cristiano? ¿Quieres vivir victorioso sobre las aflicciones? Aquí te dejamos una lista de ingredientes que conforman la receta para avivar el gozo cristiano.

 

1. Pon a Cristo por tu primer amor.
 
Lo primero es lo primero. Si Cristo no reina en tu corazón y en cada área de tu vida, por mucho que hagas no gozarás de la vida abundante que él te ofrece. La felicidad que puedas vivir solo será temporal. El gozo que viene de Cristo es eterno y estará dentro nuestro donde quiera que estemos.

Por lo cual, por amor a Cristo me gozo en las debilidades, en afrentas, en necesidades, en persecuciones, en angustias; porque cuando soy débil, entonces soy fuerte.
2 Corintios 12:10

Regocijaos en el Señor siempre. Otra vez digo: !!Regocijaos!… Todo lo puedo en Cristo que me fortacele.
Filipenses 4:4, 13

Cuando Pablo expresó “todo lo puedo en Cristo…” se refería a que él podía mantener su gozo cualquiera sea su situación, en abundancia o en escases, él estaría gozoso porque Cristo le fortalecía. Esto se logra amando a Cristo más que a uno mismo, más que a las cosas y más que a los demás.

 
2. Ten valor para enfrentar el sufrimiento y no huir.
 
La paradoja  que muchas veces se observa en la vida de los cristianos es: “huír cuando se debe enfrentar la situación y quedarse cuando se debe huír”. Hay cosas de las que definitivamente debemos huír en cuanto las sintamos (1 Tim.6:11; 2 Tim.2:22), pero las aflicciones no son una de estas. Si no acepta el sufrimiento siempre estará derrotado por este. Cristo jamás prometió que si usted venía a él le hiba a quitar todos sus sufrimientos, pero sí que estaría con usted en medio de toda aflicción.
“En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo.” Juan 16:33 
Por esto, acepte el sufrimiento, no huya. Deje de pedir a Dios que le quite sus problemas, aflicciones o pesares; o que le dé un corazón más duro para no sentir dolor. Todo lo que él le permite pasar es porque usted necesita de aquello. Más bien, recuerde su palabra: “Confiad…”

Tomemos el ejemplo de Pablo que al aceptar el sufrimiento vivió victorioso sobre este: “Ahora me gozo en lo que padezco por vosotros, y cumplo en mi carne lo que falta de las aflicciones de Cristo por su cuerpo, que es la iglesia” (Col.1:24). También tomemos el consejo de Santiago: Hermanos míos, tomad como ejemplo de aflicción y de paciencia a los profetas que hablaron en nombre del Señor.He aquí, tenemos por bienaventurados a los que sufren. Habéis oído de la paciencia de Job, y habéis visto el fin del Señor, que el Señor es muy misericordioso y compasivo. (Santiago 5:9-11)

La forma en la que Santiago termina su consejo nos hace pensar que nuestros ojos no deben situarse en personas, como Pablo o Job, sino en Aquel que sostuvo a esas personas.

3. Practique siempre la intercesión.

 
Si dijeramos “práctique la oración” sería algo muy general, pero decir “practique la intercesión” es algo más específico. Interceder también es orar, pero es orar o pedir por otros.
"Siempre en todas mis oraciones rogando con gozo
por todos vosotros
" Filipenses 1:4
Cuando Pablo expresó su interseción por los hermanos filipenses, estaba pasando muchos sufrimientos como el ser encarcelado injustamente, el abandono de algunos amados, la enfermedad, el ataque de los enemigos de Cristo o la contienda de los predicadores envidiosos. Sin embargo, en toda su carta demuestra estar realmente gozoso. Una de las claves era que su oración radicaba siempre en pedir por los demás, sin acepciones, sin prejuicios ni egoísmo.
 
Los cristianos de ahora, en su mayoría, al pasar por pruebas y aflicciones piden rápido por sí mismos y por lo que están pasando, para que obtengan la solución. En lugar de esto, deberían de buscar inmediatamente los propósitos de Dios y orar por otros. Esto demuestra plena confianza en el Señor, que quizá permite que pasemos pruebas para que por medio de estas muchos salgan edificados y bendecidos. Pero es necesario despojarse del “yo” para lograr ello.
 
4. Fortalezca la Unidad.
 
La unidad es una delgada línea, muy fácil de romper; esta depende muchas veces de la confianza y de los factores en común, de las emociones y otras cosas que crean un lazo entre las personas. Pero la unidad del pueblo de Dios tiene que estar cimentada sobre el amor a Cristo y la fortaleza de su Espíritu Santo (Ef.4:1-3).
"Completad mi gozo, sintiendo lo mismo, teniendo el mismo amor, unánimes, sintiendo una misma cosa." Filipenses 2:2
La unidad del Pueblo de Dios traerá un profundo gozo sobre la vida de cada miembro. Sin embargo, es necesario entender que esta unidad no depende sólo de los líderes como comunmente se cree, sino que depende más que nada de cada miembro. Así que, si usted forma parte integral del fortalecimiento de su congregación y de su familia, creame que los momentos de aflicción se verán más sobrellevaderos por el gozo de Cristo radiando entre ustedes.
 
5. Sea ferviente en el Evangelismo. 
 
El evangelismo es un ingrediente que para muchos ha dejado de ser un secreto eficaz para estar siempre gozoso. No importa cuan grande sea el problema, siempre que usted comparte de su fe en Cristo a otras personas, el gozo del Espíritu Santo estará radiante en tu vida y se notará.
 
 "Volvieron los setenta con gozo, diciendo: Señor, aun los demonios se nos sujetan en tu nombre." Lucas 10:17
 
"Irá andando y llorando el que lleva la preciosa semilla; Mas volverá a venir con regocijo, trayendo sus gavillas" Salmos 126:6
 
6. Aumente su Dependencia del Espíritu Santo. 
 
La fortaleza de la vida cristiana se encuentra en una esfera espiritual, es por eso que no podrá mejorarla o vivirla a plenitud con ayudas externas como el ejercicio, las cosas materiales, el entretenimiento, las personas, etc.  su fortaleza tiene que venir del interior.
 
“Porque el reino de Dios no es comida ni bebida, sino justicia, paz y gozo en el Espíritu Santo." Romanos 14:17
 
“Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe,” Gálatas 5:22
 
Depender del Espíritu Santo es sencillamente dejar que él esté a cargo de todas las áreas de nuestras vidas. Esto se logra con obediencia a la Palabra de Dios, renunciando a nuestros deseos pecaminosos, y orando fervientmente para ser fortalecidos interiormente. (Ga.5:16; )
 
7. Gratitud.
 
"Con gozo dando gracias al Padre que nos hizo aptos para participar de la herencia de los santos en luz" Colosenses 1:12
Ten el corazón agradecido a pesar de las circunsancias adversas que puedas estar pasando.
 
8. Dirección. 
 
- "No que nos enseñoreemos de vuestra fe, sino que colaboramos para vuestro gozo; porque por la fe estáis firmes." 2 Corintios 1:24
 
Normalmente, cuando se pasa por conflictos, crisis o problemas, muchos cristianos tienden a aislarse o simplemente callar y responder a todos: “Estoy bien”. Permitanos decirle que por mucho que usted ore y pida a Dios por sus problemas pero sin estar buscando consuelo y ayuda en los hermanos de la fe, no obtendrá el gozo de Cristo. Esto se debe a que el plan de Dios para nuestra edificación radica en un pueblo unido, una iglesia o congregación. Si usted entendiera por qué muchas veces la Biblia dice palabras como: “Alentaos, Animandoos, exhortandoos, enseñandoos, estimulandoos, etc.” cambiaría su actitud, pues de no hacerlo de esta manera estaría viviendo en desobediencia contra Dios. Así que compartir sus problemas y aflicciones con otros creyentes no es una opción, es su deber. Busque consejería, oración, discipulado. Esta es la manera que Dios ha escogido de ayudarle.
 
9. Constancia y esperanza. 
 
- “gozosos en la esperanza; sufridos en la tribulación; constantes en la oración;” Romanos 12:12
 
- “Hermanos míos, tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas, sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia.” Stg.1:2,3

 

2 Corintios 13:11

[ Saludos y doxología final ] Por lo demás, hermanos, tened gozo, perfeccionaos, consolaos, sed de un mismo sentir, y vivid en paz; y el Dios de paz y de amor estará con vosotros.

Fortaleciendo la práctica de nuestra fe. Romanos 2:17-29

iglesia-ideal-Biblia-450

Punto de Partida: Ahora, Pablo va a continuar el mismo tema, el cual trata sobre el juicio de Dios y la inexcusable culpabilidad de los hombres. Pero esta vez la plática va dirigida especialmente a los judíos, religiosos de aquel tiempo. Ellos son confrontados con su pecado a pesar de que se gloriaban en la ley donde creían tener su máximo apoyo, y creían que aprobaban siempre lo mejor. Además, mostraban orgullo por tener en su poder la palabra verdadera de Dios. Sin embargo su conducta no era acorde a todo esto. A ellos se les acusa de: